‘El bendito arte de robar’, divinidad delictiva

Crítica

The Way Out MagazineLibros‘El bendito arte de robar’, divinidad delictiva
julio 17 , 2017 / Escrito por Antonio Sánchez Marrón / Libros /

‘El bendito arte de robar’, divinidad delictiva

978841666588El latrocinio ha sido considerado, históricamente, como una de las habilidades más consolidadas en la existencia del ser humano. Este acto, referido no ya solo a la propiedad pública sino a la posesión privada, ha sido referido en multitud de obras artísticas que han dado buena cuenta de su utilidad para crear todo tipo de héroes y antihéroes. Desde la Biblia hasta Robin Hood. Desde cualquier página de Nacional de El País hasta la sede del inmune partido político en el poder.

Christopher Brookmyre lo califica, en un primer golpe de gracia, como “bendito”. En su título. En el lugar donde se contiene la mayor impresión, el primer efecto visual, de un libro: en su cubierta, en su título. El bendito arte de robar es, efectivamente, una hagiografía de lo molón que resulta ser un ladrón. ¿Recuerdan a George Clooney en Un romance muy peligroso (Steven Soderbergh, 1998)? ¿O, siendo masoquistas, a George Clooney – sí, otra vez – o Brad Pitt en la trilogía Ocean’s (S. Soderbergh, 2001, 2004, 2007)? Ser ladrón es divertido, te proporciona grandes momentos de romance y libera una adrenalina pocas veces igualada.

El bendito arte de robar posee dos mitades claramente diferenciadas. Brookmyre arranca con su prólogo de manera directa, sin ambages, describiendo las sensaciones sexuales de un protagonista, ofreciendo un retrato que convergirá en distintos puntos de la trama. Al seguir avanzando, el autor comenzará una magistral deconstrucción del hecho delictivo que dará forma a El bendito arte de robar. Un atraco. Cinco artistas. Alguien es testigo de los hechos. Con su guitarra, va interpretando diversos pasajes musicales que ilustran el momento. Y, al final, una intervención policial.

Christopher Brookmyre crea una obra absolutamente cinética, con cualidades del más puro cine entendido como tal. Con una habilidad magistral, el autor confluye los sentimientos futbolísticos de la agente De Xavia (desencadenante del noventa por ciento de los hechos) con sus impresiones sobre la concepción identitaria de un país sumido en un desconcierto sempiterno: Escocia. Con una segunda mitad que hace descender el ritmo de la narración y donde los detalles adquieren una importancia capital, El bendito arte de robar se entiende como un tratado sobre la mentira, sobre lo que permanece oculto a simple vista y sobre el peligro de existir a ojos del prójimo. Una novela imprescindible para comprender los tiempos actuales, extrapolable a la práctica totalidad de las esferas de una vida que, cuando quiere, no para de ser juguetona. Maldita sea.

El bendito arte de robar. Christopher Brookmyre. Malpaso Ediciones. 384 páginas. 24 €

Sigue leyendo...