‘Correspondencias’, la lucha de las imágenes que no mueren

Crítica

The Way Out MagazineCine‘Correspondencias’, la lucha de las imágenes que no mueren

‘Correspondencias’, la lucha de las imágenes que no mueren

Hay una imagen recurrente en la última película de Rita Azevedo Gomes. Un columpio se balancea solo sin que ningún niño lo zarandee. Una suerte de fantasmagoría se deduce del encuadre, que el espectador ve una y otra vez, en los intersticios de la exploración que la cineasta ejerce sobre el intercambio de cartas que establecieron los poetas Jorge de Sena y Sophia de Mello Breyner Andersen durante los años de la dictadura de Salazar en Portugal.

Correspondencias es, ante todo, lo que su título indica. Azevedo establece un conjunto de intercambios en todas direcciones. Con una mezcla que traspasa constantemente del documental a la ficción, los fragmentos de las cartas y la lectura de los versos van componiendo poco a poco el retrato de dos amigos íntimos, un exiliado exterior y otra interior, que se quieren, se extrañan, se cuestionan, discuten y se reconcilian. Y bajo la capa más íntima y minimalista, una mirada hacia una época oscura y llena de fantasmas.

correspondencias

Nuevamente, la obra de Rita Azevedo Gomes lleva a la coexistencia de géneros, tiempos y artes. Probablemente el cine de la autora portuguesa sea el que mejor recoja la permeabilidad entre disciplinas artísticas. Ya lo demostró en la sobresaliente La venganza de una mujer (2012) y vuelve a hacerlo en su nuevo trabajo, que hibrida constantemente la literatura, lo teatral o la fotografía estática con lo cinematográfico. De igual forma, la directora establece un juego de voces, tiempos y géneros. Mientras el caleidoscopio de poemas leídos emparenta la cinta con la ópera prima de João César Monteiro: el cortometraje Sophia de Mello Breyner Andersen (1969), el pasado mira de frente y de soslayo al presente y la actualidad o la mirada documental se alterna con la construcción ficcional.

Así las cosas, la mixtura de recursos cinematográficos es esencial en Correspondencias. Un film construido como una reflexión interminable y de ritmo lánguido que alcanza tanto la pervivencia de la civilización y la libertad de creación como el valor de la poesía o la vigencia de las imágenes como método para desentrañar lo fantasmagórico. Así, en boca del poeta, Rita Azevedo Gomes nos pregunta: “¿Será que la vida es la lucha de las imágenes que no mueren?”.

Sigue leyendo...