‘El padre de Blancanieves’, la revolución del siglo XXI

Reseña

The Way Out MagazineLibros‘El padre de Blancanieves’, la revolución del siglo XXI
febrero 24 , 2015 / Escrito por Montserrat de la Iglesia / Libros /

‘El padre de Blancanieves’, la revolución del siglo XXI

En 1993, La escala de los mapas se publicaba con la editorial Anagrama. Era la primera novela de Belén Gopegui y en ella ya se mostraban algunos de los temas que aparecen en El padre de Blancanieves (2007), relanzada en edición de bolsillo a comienzos de año.

El padre de BlancanievesLicenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid, conoció pronto su vocación y comenzó a colaborar con varios medios realizando críticas literarias o entrevistas al mundo de la cultura. Como ha reconocido en alguna entrevista, aquellos trabajos no le permitían ganar dinero, pero pronto las cosas fueron mejorando poco a poco.

El lanzamiento de su primer libro no le resultó complicado; envió el manuscrito a la editorial y recibió una rápida respuesta. La escala de los mapas cosechó éxito de crítica y público y convirtieron a Gopegui en una escritora referente para una generación, bandera de la Generación Kronen y cuyo apelativo de “joven escritora” acompaña pese al paso de los años y los nuevos libros publicados.

La adaptación al cine de La conquista del aire le abrió nuevos horizontes desde los que explorar la escritura. Así, llevó a cabo la adaptación de su novela para la película de Gerardo Herrero Las razones de mis amigos y creó nuevas historias para las películas La suerte dormida, de Ángeles González Sinde, y El principio de Arquímedes, donde volvería a trabajar con Herrero.

Con El padre de Blancanieves se adentra de lleno en el mundo de la denuncia social, el asociacionismo y los debates de agrupaciones que quieren cambiar el mundo. Pese a estar publicada en 2007, los temas planteados durante toda la novela están de plena actualidad.

Una mujer, Manuela, presenta una queja en su supermercado habitual por un problema con la entrega de los congelados. La consecuencia inmediata es que, el empleado encargado de ese turno es despedido. Todo podría parecer una simple anécdota si no fuera porque el hombre, recién desempleado, culpa a Manuela de su despido y la hace responsable de su readmisión.

Un planteamiento, sencillo en apariencia, sirve para conectar a todos los protagonistas y ver el punto de vista de cada uno de ellos sobre esta situación concreta, pero también sobre su forma de ver la vida y enfrentarse a los problemas. De este modo se desprenden, además, los posicionamientos ante cuestiones como la conciencia de clase, la lucha desde asociaciones, la militancia en diferentes grupos sociales, la acomodación de algunos sujetos, la inmigración, el papel de la mujer y las relaciones familiares. La interacción de algunos personajes va más allá del mero debate ya que en el desarrollo también intervienen Enrique y Susana, esposo e hija de Manuela, respectivamente.

A través de actas de reuniones asamblearias, cartas o diálogos entre personajes, Belén Gopegui incita al lector a plantearse la realidad que le rodea y a intentar cambiarla en la medida que le sea posible. El padre de Blancanieves es, sin duda, una novela para movilizar conciencias.

Sigue leyendo...