‘La guerra del planeta de los simios’, la batalla definitiva

Crítica

The Way Out MagazineCine‘La guerra del planeta de los simios’, la batalla definitiva
julio 12 , 2017 / Escrito por Antonio Sánchez Marrón / Cine /

‘La guerra del planeta de los simios’, la batalla definitiva

Pocas veces se tiene la oportunidad de asistir a un monumento sólido que rinda honores a un referente que cumpla el mayor requisito adquirido para perdurar en la historia: convertirse en un mito que se traspase a sí mismo. Con El planeta de los simios (Franklin J. Schaffner, 1968), el ser humano pudo rozar con las yemas de sus dedos que el fin de la especie no era un tema baladí y que la naturaleza podría terminar cobrándose las deudas que tiene pendientes.

El corpus incluido en esta trilogía que sirve de inmediata precuela a los hechos acaecidos antes del accidente sufrido por la nave que pilotaba Charlton Heston supone una exquisita muestra del interés por no abatirse a la industria de la rapidez, el consumo irracional y los disfraces de titanio. James Franco inoculó el virus, Jason Clarke trató de impedir su expansión y Woody Harrelson pretende, en este espectacular cierre, aniquilar y exterminar todo rastro de amenaza. Todo ello defendido, en primera instancia, por la exquisita construcción del personaje de César. Pensar en Andy Serkis y el cómo ha llevado el CGI hasta niveles hace años, por lógica, impensables.

El acierto de Matt Reeves en las dos últimas películas, El amanecer del planeta de los simios y La guerra del planeta de los simios ha sido el interés por tomarse el tiempo necesario para explicar cada secuencia, cada plano, situar a cada personaje en su imprescindible contexto con tal de no dejar nada a la innecesaria precipitación. Equilibrada, desde un prisma puramente formal, esta tercera entrega cierra unas precuelas definidas por el estilo del cineasta que ha cogido el rumbo del desenlace y las explicaciones a por qué los simios terminaron recuperando el control de su destino.

Sin ser endiablada como la primera entrega, ni haciendo honores al terror como el propio Reeves hizo en la segunda parte, La guerra del planeta de los simios se levanta como una de las películas comerciales más destacadas del año. Donde un director puede dejar su impronta y esperar la confianza en proyectos de entidad cuestionada. The Batman es la siguiente oportunidad de Matt Reeves para demostrar que es un cineasta con una mira medida para huir de las indiferencias, para retomar ciertos caminos del éxito.

Sigue leyendo...