‘Testigo’, los oídos que escuchan

Crítica

The Way Out MagazineCine‘Testigo’, los oídos que escuchan
junio 8 , 2017 / Escrito por Antonio Sánchez Marrón / Cine /

‘Testigo’, los oídos que escuchan

En su primera película, el director Thomas Kruithof se lleva el trabajo a casa. Aquellas funciones que desempeñó en la empresa donde trabajó durante varios años le inspiraron para un cortometraje que ahora se convierte en la afortunada La mécanique de l’ombre. Testigo, su traducción en España, muta en un thriller político que bebe de aquellas La conversación (Francis Ford Coppola, 1972) o Los tres días del Cóndor (Sydney Pollack, 1975) mientras el rostro de François Cluzet va escudriñando el paso de los minutos.

Testigo puede pecar, que lo hace, de excesivamente fácil. Todo es esquemático, orientado a la tensión pero no a la labor de descifrado de los diversos elementos que se entrelazan a lo largo del metraje. La cámara permanece anclada al punto de vista que marcan los ojos de su protagonista, un administrativo en paro que es contratado por un anónimo para realizar una serie de escuchas y que se encontrará con los restos del pastel a punto de ser lanzados hacia su rostro.

Kruithof interviene lo justo para hacer notar que la película no es un debut que se empeñe demasiado en destacar. Tampoco un trabajo que echar por tierra. Testigo va trazando un sendero de suspense, mantiene una agilidad justa que la convierte en una experiencia que merece ser contemplada como un elemento más espectacular, en su vocación narrativa, que trascendente.

Sigue leyendo...