‘Una voz escondida’, el silencio como arma arrojadiza

Crítica

The Way Out MagazineLibros‘Una voz escondida’, el silencio como arma arrojadiza
septiembre 20 , 2016 / Escrito por Jesús Villaverde Sánchez / Libros /

‘Una voz escondida’, el silencio como arma arrojadiza

Una voz escondida_135X220Tal vez no exista una mirada más limpia a la hora de enfrentar el mundo que la de un niño. Más allá, es difícil encontrar unos ojos sin corromper. Quizás por eso la cinematografía iraní, de la mano de grandes creadores como el recientemente fallecido Abbas Kiarostami o su discípulo Jafar Panahi, haya sido una de las que más ha explotado esta visión pura e inocente para desnudar los mecanismos más latentes de sus estados y sociedades. En la misma línea, Parinoush Saniee aborda temas espinosos como la situación de la mujer, el potente heteropatriarcado que gobierna la vida en Irán o la presión social y familiar sobre la descendencia desde las posibilidades que le ofrece la sensible agudeza de un crío.

Tras El libro de mi destino, en el que la autora concedía foco a las mujeres, oprimidas y trasladadas a un forzado segundo (o tercer) plano en la sociedad, Una voz escondida viene a confirmar a la escritora como uno de los gritos de disidencia más importantes del Irán contemporáneo. Una socióloga que, cansada de estadísticas, decidió dar un salto a su trabajo y convertirlo en ficción. Como decía el citado Kiarostami, “los creadores iranís siempre encuentran una solución” frente a los problemas para publicar sus trabajos. También aseguraba el cineasta que si se quedaba en Irán es porque un hombre en el exilio es como un árbol trasplantado: logra sobrevivir fuera de su hábitat, pero nunca entrega frutos de la misma calidad. Quizás por esa razón, Saniee continúa viviendo en su Teherán y dando luz a las historias cotidianas de la misma. En la cotidianeidad está la esencia.

En su segunda novela, la creadora indaga en los mecanismos internos de la familia a través de los pensamientos de Shahab, un muchacho de siete años que no habla por voluntad propia y como método de rebeldía hacia sus familiares. De forma clásica, sin adornos ni juegos narrativo-temporales, salvo, máxime, el solapamiento de voces (madre e hijo) mediante el que se estructura la obra, Saniee se inmiscuye en la cabeza del pequeño para desgranar, con una inocencia engañosa, los crudos mecanismos familiares y sociales del Irán islámico de los últimos años. La panorámica es amplia. Por una parte, en las páginas de Una voz escondida podemos leer una reflexión bastante clara sobre el papel predominante del hombre sobre la mujer, tanto el ámbito íntimo del hogar como en la esfera pública, de puertas para afuera. Más allá de la primera capa, Saniee se aproxima a las dificultades de las nuevas generaciones para relacionarse desde el amor, con una historia en la que resuenan ecos de Una historia iraní de amor y censura (Shahriyar Mandanipour; Editorial Lumen). O a la presión que ejerce la familia, en nombre del honor, sobre el futuro y la felicidad de los hijos. La diversidad de puntos de vista converge, invariablemente, en el espejo que forman las voces de Shahab (una palabra muda, mental y simbólica) y de su sobreprotectora madre Mariam (mucho más combativa). Pero, si algo tienen en común todas las líneas argumentales, ya primarias o secundarias, es que en cada una de ellas la novelista consigue filtrar la idea de la censura y la batalla por la consecución de las libertades robadas de forma más o menos evidente.

Una voz escondida no es ningún salto adelante, ni formal ni narrativo, en la Literatura. Ni siquiera en la persa. Tampoco le hace falta serlo. La escritura acompasada, llena de pausa y mesura, de Saniee se convierte en la mejor herramienta de denuncia sobre la rutina adquirida. De la misma forma que para Shahab esconder las palabras es un acto de resistencia. A veces, cuando tienes tantas cosas que confiar, callar puede convertirse en la mejor de las agitaciones. El silencio también puede funcionar como arma arrojadiza. Pero resulta difícil mantenerlo. Crear es resistir.

Editorial Salamandra. Colección Narrativa. Traducción de Carlos Mayor Ortega. 272 páginas. 17 €

Sigue leyendo...