Whit Stillman: “Mis personajes son divertidos y extravagantes”

Entrevista

The Way Out MagazineCine EntrevistasWhit Stillman: “Mis personajes son divertidos y extravagantes”

Whit Stillman: “Mis personajes son divertidos y extravagantes”

Entre proyección y proyección del pasado Sevilla Festival de Cine Europeo, The Way Out Magazine tuvo la ocasión de encontrarse con el cineasta Whit Stillman. Café en mano, cansancio evidente, Stillman acudió al certamen hispalense para presentar su último trabajo, Amor y amistad.

Son numerosas las adaptaciones que a lo largo de las últimas décadas se han visto en la gran pantalla de las novelas de Jane Austen. ¿Qué te hizo fijarte en Lady Susan para este nuevo proyecto?

Es una de las novelas más divertidas de su autora. Además me llamó la atención porque no está acabada, es una obra sin finalizar. Casi nadie conoce Lady Susan, ha caído en el olvido frente a títulos tan universales como Orgullo y prejuicioSentido y sensibilidad. La historia es muy buena. Aunque en un principio solo pensé que era algo muy divertido.

La estructura propuesta por Austen en esta obra invita a adentrarse en una novela epistolar. ¿Cómo de complejo fue adaptar esta premisa y convertirla en un guion de cine sin pervertir la idea original?

Tal y como está planteada la novela, era necesario que los personajes hablasen cara a caraAhí está todo el sentido de la historia. Hay personajes que he desarrollado, como el de Mrs. Cross. Es un personaje necesario, es la que asiente y escucha todo lo que dice Lady Susan. Solo se limita a seguirla dotando de más personalidad si cabe a Lady Susan. El guion crece en necesidades, en estructura, en querer hacer cosas. Hay temas que hemos abordado de forma novedosa, hay personajes a los que hemos dotado de una personalidad más definida. También íbamos improvisando. Hay numerosas secuencias que no estaban en guion y las hemos utilizado para completar un poco más la historia.

Uno de los aspectos llamativos de la película es el modo que utilizas para presentar a los personajes. ¿De dónde procede la idea?

En mitad de un descanso del rodaje decidimos escoger a los cuatro personajes más románticos de la película y hacer un retrato de ellos. Algo como lo que se hacía en la época. Quedó todo magnífico cuando lo combinamos con aquella música tan elegante y esos rótulos con sus nombres. Nada de esto estaba en guion. Fue todo cosa del montador. Él se encargó de todo. Lo hicimos de una forma muy teatral, igual que los dramaturgos presentan a sus personajes al principio de sus obras, pero intercalándolos con pequeñas frases sacadas de la obra de Jane Austen.

¿Kate Beckinsale fue tu primera opción para encarnar a la protagonista? ¿No dudaste de que pudiera lograr alcanzar la personalidad de Lady Susan?

Yo ya había trabajado con Kate. Y me la imaginaba leyendo la novela, imaginando los pensamientos de Lady Susan. Pero era muy joven cuando tuve la primera idea de este proyecto. Nunca supe que lo iba a hacer de forma tan directa. Lo quería trabajar. Lo iba mostrando de vez en cuando a amigos en cenas y reuniones para comentarlo. Era un trabajo más para leer que para filmar. No fue hasta que empezamos los castings cuando lo tuve todo claro.

¿Podrías establecer una relación entre la personalidad de todas las mujeres de tu filmografía?

Me encantan las mujeres fuertes. Al hacer mis películas pienso en la vida real. Después de veinte años, mis personajes femeninos han combinado el ser divertidas con personalidades extravagantes. Hay un poco de Lady Susan en todo el mundo. Hay que ser siempre directos. Siempre, para conseguir algo, hay que ser directos. Y Lady Susan en ningún momento puede perder.

Se ha teorizado sobre el papel de las mujeres de Jane Austen en la historia de la literatura. Incluso en el propio pensamiento de la autora con respecto a la liberalización de la mujer. ¿Hemos conseguido progresar en este aspecto?

Hay muchas cosas que han cambiado en la vida humana. Desde el siglo XVIII hasta ahora todo se construye a lo largo de un gran viaje. Tristemente no hemos cambiado tanto como se parece. Se ha avanzado en algunas cosas pero queda mucho camino por recorrer. Hay lugares donde todavía existe el matrimonio por intereses económicos. Sin ir más lejos. Hay que cambiar muchas cosas todavía.

(Fotografía de portada: Tony Cenicola, The New York Times)

Sigue leyendo...