‘Geopolítica de las series o el triunfo global del miedo’, un balance del poder

The Way Out MagazineLibros Series‘Geopolítica de las series o el triunfo global del miedo’, un balance del poder

‘Geopolítica de las series o el triunfo global del miedo’, un balance del poder

geopoliticaMucho se ha hablado a estas alturas de la capacidad de la ficción televisiva para contextualizar el mundo desde el que se crea. Y seguramente se seguirá reflexionando sobre ello durante mucho más tiempo. Las series de televisión han pasado de ser un mero entretenimiento a convertirse en poco tiempo en un más que estimable elemento de estudio sobre la realidad que las rodea. La política y la sociedad, las instituciones y la calle, lo sacro y lo pagano, lo bello y lo feo… Todo, absolutamente todo, tiene cabida en ese vasto mundo de la creación televisiva.

Desde hace unos años, la editorial Errata Naturae parece empeñada –y es un gusto ese esfuerzo– en acercar esa reflexión global sobre los mecanismos televisivos y su relación de correspondencia con la actualidad. Muchos son los títulos que han pasado por su colección –Mad Men, True Detective, Breaking Bad o las grandes como Los Soprano y The Wire–, que también recoge el magnífico ensayo de Jorge Carrión, Teleshakespeare. A este catálogo se ha sumado en 2017 la obra que nos ocupa, con un título más que sugerente: Geopolítica de las series o el triunfo global del miedo.

Dominique Moïsi trata de enmarcar el mundo actual a través de su representación. Concretamente, a través de la mirada sobre la política y las relaciones internacionales que lanzan las cinco producciones en las que profundiza (en este orden: Juego de tronos, Downton Abbey, Homeland, House of Cards y Occupied). De esta investigación –según el propio autor, a caballo entre lo lúdico y lo profesional– se extraen tantas conclusiones como guías de estudio en las que ahondar. El autor opta por destacar varios puntos clave de cada una de las teleficciones que nombra para aportar sus propias líneas de análisis. Y es en esas pequeñas aportaciones personales en donde más brilla el texto de Moïsi.

El profesor de Harvard establece interesantes conexiones entre la realidad contemporánea y su representación seriéfila. La suculenta asimilación del universo de Juego de tronos como un trasunto del turbulento Oriente próximo actual abre fuego y da paso a la filtración del discurso de Alexis de Tocqueville en la decadente Downton Abbey, a la que sitúa como un reflejo no demasiado lejano de la adaptación de George R. R. Martin. De igual manera, Dominique Moïsi establece un paralelismo entre Homeland, como traslación del problema “exterior” y la visión del otro, y House of Cards, como asunción de que el enemigo también puede ser interno e igual de fiero. Mientras Homeland “se puede leer como un reflejo del cúmulo de errores que han llevado a la aparición del Daesh”, asegura el escritor, House of Cards lanzaría una mirada a cómo ha cambiado la percepción de la política en los últimos años. Así, la serie de Netflix supondría un paso adelante en la simbolización del político-depredador que rompe con la imagen amable de otras series políticas como El ala oeste de la Casa Blanca o la danesa –y sobresaliente– Borgen, y que anuncia (o denuncia) la manera en la que la política real y la ficticia se permean. Más aislada, también en el aspecto geográfico, queda la nórdica Occupied, que sin embargo sirve al narrador para advertir del regreso del gigante ruso. A través de la ficción noruega, el gran villano de los ochenta resucita en un contexto que recuerda a la realidad del conflicto entre el país de Putin y la península de Crimea.

No obstante, quizás el hallazgo más relevante de Geopolítica de las series o el triunfo global del miedo resida, precisamente, en el epílogo. Dominique Moïsi abandona el análisis de causas y consecuencias y se viste de “creador” para ofrecer una solución en forma de argumento inventado. Así es como nace Balance of Power. Una serie ficticia que deja a un lado los políticos de perfil killer para abrirse a un tiempo de colaboración entre China y Estados Unidos. Una nueva bipolaridad que, lejos de ser ideal, serviría como inicio de un pacto para controlar el caos sociopolítico del mundo actual. “Hay que actuar juntos, so pena de morir juntos”, asegura el escritor, que se atreve incluso a aportar nociones de puesta en escena en un ejercicio valiente y arriesgado que nunca pierde el sentido lúdico. Un curioso broche para una reflexión cargada de sentido político y social sobre como la narrativa televisiva y el mundo contemporáneo se retroalimentan.

Geopolítica de las series o el triunfo global del miedo. Dominique Moïsi. Traducción de Silvia Moreno Parrado. Errata Naturae, 2017. 200 páginas. 18,50 €

Sigue leyendo...