‘Heavy Entertainment Show’, la cal y la arena

Crítica

The Way Out MagazineMúsica‘Heavy Entertainment Show’, la cal y la arena
noviembre 8 , 2016 / Escrito por Antonio Sánchez Marrón / Música /

‘Heavy Entertainment Show’, la cal y la arena

Robbie Williams lanzó esta misma semana su undécimo disco, Heavy Entertainment Show, un LP cargado de contradicciones, un disco que resucita al mejor Williams en una peculiar primera parte y que cae en la más absoluta reiteración a medida que las pistas se van sucediendo de forma incontrolada. Este nuevo trabajo, posterior al exquisito Swings Both Ways, vuelve a dejar al oyente esperando un nuevo hit, algo que haga reconocer el mejor nivel del ex-Take That.

Heavy Entertainment Show arranca con cuatro “grandes” temas antes de adentrarse en el pinchazo de un globo gigante. Haciendo un estruendoso Motherfucker, Robbie Williams enfanga el trabajo escuchado en piezas como Love My Life Mixed Signals. Si bien es cierto que sus dos primeros temas, uno de ellos comercializado como single del LP (Party Like a Russian) tampoco convence ni entre los cánones del propio pop.

Williams no ha sorprendido después del errático Take The Crown ni tras el loable Swings Both Ways. Y olvide cualquier resquicio de volver a ser aquello en lo que un día se convirtió. El británico es uno de esos artistas a los que las redes sociales les han venido como anillo al dedo. Allí puede juguetear cuanto quiera, lanzando lo que le venga en gana, a la espera de la siguiente época de nostalgia cuando, echando la vista atrás, se descubra que los buenos tiempos definitivamente se han marchado.

Sigue leyendo...