Lo mejor y lo peor de 2015

The Way Out MagazineCine Música SeriesLo mejor y lo peor de 2015
diciembre 22 , 2015 / Escrito por Redacción TWO / Cine Música Series /

Lo mejor y lo peor de 2015

Parte del equipo de The Way Out Magazine elige lo mejor y lo peor de este año 2015 en las categorías de cine, música, series y personajes del panorama cultural. También seleccionamos el mejor artículo del año para cada redactor. Mucha variedad y mucho donde elegir. Para amar y para odiar. Otro año más, os esperamos, haters.

CINE

lo mejor y lo peor 2015

Lo mejor para FernandoLa mirada del silencio (Documenta Madrid 2015).

A pesar de que el guion y la idea de la película Langosta son verdaderamente originales, The look of silence es el complemento perfecto para The act of killing (Documenta Madrid 2014). No sólo estremece sino que deja en el espectador unas sensaciones de incredulidad. Los silencios y las miradas, justamente, son el arma que Joshua Oppenheimer utiliza para denunciar una situación

Lo peor para Fernando: Mistress America.

Después de ver a Greta Gerwig en Frances Ha (nº 15), parecía que podía comenzar un romance cinematográfico con ella y con la forma de hacer cine de Noah Baumbach. Pero viendo la súper exagerada y forzada última película el amor se ha quedado en cariño… Y ni eso. Parece que a la mente de Baumbach no le vino bien compartir guión con la actriz… O al revés. Un querer molar, un rizar el rizo, un quieroperonopuedo de manual. Un despropósito.


Lo mejor para Alejandra: Nightcrawler.

Jake Gyllenhaal; aplausos. Dibuja un grandioso esperpento sobre los medios de comunicación y la crudeza de la vida actual de la mano de un actor con maravillosas dotes de mimetización con cada cinta. Tras Enemy y Prisoners, la filmografía del intérprete promete no defraudar en ningún título.

Lo peor para Alejandra: Y de repente tú.

Por qué Judd Apatow y Amy Schumer quisieron hacer este proyecto es una de las preguntas que rondan la cabeza del espectador que tenía en mayor estima a la cómica. La única respuesta parece ser el dinero puesto que el filme deja reforzados muchos clichés, aunque del revés, sobre las relaciones de pareja. Ella misma podría marcarse un monólogo desternillante sobre lo mala que es la película. Tras luchar contra tantos prejuicios, es incoherente que se implique en algo como esto.


Lo mejor para Juan Pablo M.Mad Max Fury Road.

Vale, quizás no es la mejor película del 2015, pero no hay otra tan frenética y divertida. Una locura de acción punk que no da respiro durante dos horas. Tom Hardy está muy bien en su papel de tipo duro y Charlize Theron vuelve a demostrar que no se le escapa ningún registro.

Lo peor para Juan Pablo M.: Terminator Genesys. 

“A quíén se le ocurre”. Pues a servidor y a unos cuantos seguidores de la saga, cautivados por las dos primeras entregas y que han resistido estoicamente con la esperanza de una nueva que esté a la altura. No es Genesys. Enhorabuena al tipo que decidió convertir al T-800 de Schwarzeneger en un personaje cómico. Vergüencita ajena.


Lo mejor para Alberto: Inside out.

No es ninguna sorpresa. Del revés es la mejor película de Disney en muchísimos años y, de no ser por la maravillosa trilogía de Toy Story, sería sin lugar a dudas el epítome de la perfección de Pixar. La audacia con la que se ha tejido una historia enrevesadísima que mantenga la atención de los más pequeños, divierta a los adolescentes y golpee puñetazos a los adultos es una clase magistral del séptimo arte.

Lo peor para Alberto: Tusk.

Kevin Smith perdió el norte para luego recuperarlo con Red State. Como es un tipo amado por los cinéfilos, de esos que un resurgimiento genera confianza de nuevo, se ha venido arriba con su trilogía ideada de risas con colegas y la primera entrega ya se queda bastante lejos de lo que podría haber sido. Probablemente haya películas peores, pero el bueno de Kevin ha entregado una cosa pensada en dos segundos y a él no se le perdona.


Lo mejor para AntonioEl nuevo New Hollywood.

La constatación a través de tres películas estrenadas en 2015 de que el cine norteamericano de autor aún tiene mucho que decir. Paul Thomas Anderson y su valentía para adaptar, de forma irresistible, las líneas de Thomas Pynchon en Puro vicio; J. C. Chandor y su brillante ejecución del equilibrio emocional del patriarca en El año más violento y la certificación de la solvencia de Bennett Miller como adalid de la obsesión del hombre por el éxito en Foxcatcher. Tres películas fundamentales para entender el cine de 2015, ambas situadas en un pasado contemporáneo de una importancia capital en el presente que vivimos.

Lo peor para AntonioEl mediocre nivel del cine español en 2015.

Tras un magnífico año 2014, el cine español despegaba librándose de tópicos, de clichés y entregándose a los realizadores que proponían una mirada diferente a una cinematografía denostada. No ya por el taquillazo de Ocho apellidos vascos, sino por la firmeza de propuestas como La isla mínima, El niño, Magical Girl o Loreak. El hueco para Carmina y amén, Hermosa juventud o 10.000 km. no puede faltar en una justa selección. Este año, España ha vivido a base de excepciones. Y eso demuestra que hay que seguir trabajando para mantener el notable nivel al que, se ha demostrado, que se puede llegar.


Lo mejor para Juan Pablo Vicente: Star wars: el despertar de la fuerza.

Que me perdone Inside out pero la nostalgia me puede.  Y es que a pesar de ser un estreno reciente, es un gusto comprobar cómo la cinta recupera la magia de la saga. No solo recuperamos a míticos personajes  de la trilogía original sino que acabamos embaucados con personajes como Rey, Fin, Kylo Ren y el fantástico BB8. Estamos ante una nueva esperanza para dicha saga y con ganas de ver a qué horizontes nos lleva, por eso, la elijo como lo mejor de 2015.

Lo peor para Juan Pablo VicenteCincuenta sombras de Grey.

Reconozcámoslo, no partía de buen material pero cabía la mínima posibilidad de sorprendernos. Sin embargo, esta insípida historia tampoco aporta nada innovador, ni siquiera valentía a la hora de tratar el sexo. Vistos sus resultados en taquilla, es decepcionante que gran parte del público elija acudir al cine para ver un filme disfrazado de cursilería y  no elija otros títulos más potentes.

Lo mejor para GerardoMad Max: Fury Road.

Quién hubiera dicho que al cabo del año existiera tal consenso de crítica y público considerando una película de acción, cuarta de una saga y western futurista por si fuera poco, como una de las más destacadas. Cine comprometido, sin complejos, incluso revolucionario. Consigue una receta que más valdría aplicar a menudo: feminismo de masas inyectado en el género cinematográfico tradicionalmente más machista.


Lo peor para GerardoOperación UNCLE.

Lo peor en la vida es la decepción. No es para ponerse dramáticos, pero hay quien esperaba más de Guy Ritchie. Sí, Lock&Stock  y Snatch marcaron mucho, por ser un soplo de aire fresco, cine irreverente cargado de swing en el loco final de siglo XX. Era la época de experimentar con fórmulas poco convencionales: el momento de Fincher con El club de la lucha; Nolan con Memento; incluso Matrix de los Wachowski. Tras la locura transitoria que debió afectar al director británico para hacer Barridos por la marea, no ha logrado remontar el vuelo en estos años, y en esta ocasión perpetró un nuevo pastiche con apenas algo más de gracia que la saga Holmes.

MÚSICA

lo mejor y lo peor 2015

Lo mejor para Fernando: <|°_°|> de Caravan Palace.

La banda francesa publicó su tercer disco en 2015 después de tres años sin novedades. Con su nuevo trabajo, vuelven a poner en marcha su electro-swing, que sorprenderá a más de uno y que ya viajó por la geografía española en algún que otro festival. Música para el esqueleto, música del pasado adaptada al presente.

Lo peor para Fernando: Currents de Tame Impala.

A pesar de tener un par de canciones realmente buenas, el álbum Currents, de Tame Impala, supone una pequeña ruptura con la interesante psicodelia planteada por el grupo australiano en sus anteriores trabajos. Quizá sea un giro más comercial, una apertura a un público más amplio, pero Currents rompe con la base tameimpaliana. La exigencia para con la banda hace que su último álbum no convenza, aunque tampoco estamos hablando de un desastre ni mucho menos. Es sólo que la vara estaba muy alta. Innerspeaker y Lonerism lloran.


Lo mejor para AlejandraSierra y Canadá de Sidonie.

La evolución a ritmos más electrónicos de este último disco ha sentado bien a la banda, que acaba de compartirlo con sus seguidores en una gira por toda España. Han sabido mantener su carisma y sus características más definitorias, lo cual no es siempre fácil de hacer en el panorama musical. Un aplauso por Sidonie.

Lo peor para AlejandraMiley Cyrus and Her Dead Petz de Miley Cyrus.

No hay mucho que decir sobre este personaje/música/cantante/exhibicionista/quierotodalaatenciónenmí. Parece que Cyrus no quiere que nadie se olvide de ella y sobre todo sus haters, a los que pone en bandeja al menos una vez al mes algo que criticarle. No les faltan razones cuando acaba de publicar este disco en homenaje a su perro fallecido.


Lo mejor para Juan Pablo: Compton de Dr. Dre.

16 años después de su último trabajo (sin contar colaboraciones), Dr. Dre volvió por sorpresa aprovechando el estreno de la película biográfica Straight Outta Compton. Dijo sentirse tan inspirado por la producción del filme, que juntó a unos cuantos amigos (Ice Cube, Kendrick Lamar, Eminem, Snoop Dogg…) para publicar el mejor disco del año.

Lo peor para Juan PabloDrones de Muse.

Ya vale. Fórmula agotadísima la de Muse, que deberían tomarse algunos años de descanso antes de intentarlo de nuevo. Ni siquiera con la vuelta a las raíces de Drones consiguen volver a engancharnos, y es que la magia de su época Showbiz – Black Holes and Revelations parece difícil que vuelva.


Lo mejor para Alberto: If I Should Go Before You de City And Colour.

Dallas Green, quien fuera guitarrista de la banda screamo Alexisonfire, hace años que ha aparcado su lado más furioso para tornar en cantautor (como tantos otros). Lo que nadie espera es que con cada nuevo elepé sorprenda y gire su figura hacia un bluesman con muy buenos fundamentos.

Lo peor para Alberto: Wilder Mind de Mumford & Sons.

Con lo bien que lo habían hecho estos folkies, ganándose un hueco con personalidad y un sello identificativo; con su nuevo álbum se han lanzado a llenar estadios, ser cabezas de cartel y perder cualquier atisbo de originalidad. Y tienen la indecencia de llamarlo Wilder Mind. Para olvidar.


Lo mejor para AntonioDrenad el Sena de Mi capitán.

El supergrupo barcelonés Mi capitán llegaba en mayo de este 2015 con Drenad el Sena, un disco magnético, potente, con unas guitarras cuyas melodías actúan con voz propia. Formada por integrantes de Love of Lesbian, Egon Soda y Standstill, Mi capitán han llegado a situarse en lo más alto del panorama indie catalán demostrando que todavía hay espacio para las propuestas auténticas, alejadas de lo convencional.

Lo peor para AntonioWilder Mind de Mumford & Sons.

Pero, ¿dónde está el banjo? ¿Por qué hay una batería marcando el ritmo de aquello que declaman Marcus Mumford y hermanos? Wilder Mind suponía el regreso de la banda británica tras dos discos que rozaban la perfección: Sigh no more y Babel. Sin embargo, el sonido se ha transmutado en un pop alejado de sus influencias primigenias siendo la más evidente el folk y las reminiscencias al bluegrass. Pero en Wilder Mind los Mumford & Sons se pierden en un laberinto comercial que se aleja de sus anteriores y consagrados éxitos.


Lo mejor para Juan Pablo Vicente25 de Adele.

Después de esperar tres años, la famosa cantante británica ha vuelto con más energía que nunca.  Su voz vuelve a cautivarnos con temas muy potentes, sin perder ni un ápice de su frescura. La mezcla de soul, blues y pop sigue siendo su sello de identidad y nosotros encantados de reafirmar que estamos ante una nueva leyenda musical.

Lo peor para Juan Pablo Vicente: Complications de Dover.

Es sabido desde hace tiempo que Dover ya no es lo que era. Su último disco peca de repetitivo y nada aporta. Está claro que la intensidad de sus inicios es algo del pasado. Lo siento pero no compro.


Lo mejor para GerardoFoo Fighters.

Aunque su último álbum, Sonic Highways (2014), tiene una calidad desigual, corresponde destacar a la banda de Seattle por su gira europea de este año. Primero, Saint Cecilia, el EP que nos han regalado en noviembre (y no es una expresión, es gratis); cinco buenas canciones en honor a la patrona de la música y con dedicatoria especial a las víctimas de los atentados de París. Aquel terrible suceso los condujo a cancelar los últimos conciertos de la gira, para desdicha de sus fans españoles, entre otros. Los que sí disfrutaron de lo lindo fueron los habitantes de Cesena (Italia), donde FF quiso comenzar su andadura europea gracias a una petición alucinante.

Lo peor para GerardoRihanna.

El nuevo disco de la cantante barbadiense se hace esperar con más expectación y dilación que una fumata blanca o una película de Daniel Day-Lewis. Genera eso que ahora se conoce como hype, aunque se sea de Vallecas. Mientras tanto, los sencillos caen con cuentagotas. Four Five Seconds y American Oxygen vale, pero Bitch Better Have My Money no tiene perdón de Dios. Los usuarios de gimnasios esperan mejor material. Por último, entre el aburrido videoclip de la cantante y esta coreografía con lip sync de Ellen DeGeneres (min.7:20) está claro quién tiene más flow.

SERIES

lo mejor y lo peor 2015

Lo mejor para FernandoHouse of cards.

Sin dar ningún tipo de spoiler, sólo hay que contemplar cómo termina la tercera temporada para saber que el mejor momento del año es ese. Después de ese final, las ganas de ver la cuarta temporada son infinitas. Poder y más poder.

Lo peor para FernandoOrange is the new black

Si el naranja nos sorprendió a todos en la primera temporada de Orange is the new black, en la segunda la intensidad bajó considerablemente. Para colmo, la tercera, que podría haber vuelto a un nivel alto, fue el bajón definitivo. Situaciones exageradas y forzadas, la aparición del Justin Bieber versión femenina y un guión que ya no era el del libro nos hizo ver a la serie como un mero entretenimiento.


Lo mejor para AlejandraSense8.

Aunque las últimas cintas de los Wachowski parecieron no convencer a muchos de sus seguidores, este producto ha conseguido dar lo mejor de sí mismos otra vez. Al margen de los clichés de los personajes, la idea es rompedora y permite giros de guion inesperados e infinitos desenlaces. Bien por elegir a actores no muy conocidos como protagonistas, se agradece la humildad en nuevos proyectos.

Lo peor para AlejandraThe Man in the High Castle.

La serie es un gran ejemplo del hype provocado por el marketing pero poco merecido. Prometía morbo el ver un panorama en el que Hitler hubiera ganado la guerra pero la puesta en escena se ha quedado a la altura de un flojo telefilme. Con tan original argumento, Philip K. Dick lo hizo mucho mejor en el papel.


Lo mejor para Juan PabloFargo.

La primera temporada consiguió hacerle sombra a True Detective, con un guión muy audaz y geniales interpretaciones. En esta segunda, todos los niveles se han superado y hay que colocarla entre las mejores temporadas de la historia de la televisión. Una fabulosa y divertidísima trama setentera de familias mafiosas sin abandonar la diatriba entre el bien y el mal de la primera temporada, con una dirección, ambientación, fotografía y acompañamiento musical insuperables. Muy fans de la Kirsten Dunst más lunática.

Lo peor para Juan Pablo: Better Call Saul.

Como era lógico, el spin-off de Breaking Bad fue una de las series más anticipadas del año pero no cumplió con las expectativas. Extraña mezcla de comedia y drama, sin gracia y sin suspense. Se espera que vaya remontando, pero no es muy recomendable si no sientes la misma pasión por el personaje interpretado por Bob Odenkirk que el fan medio de Breaking Bad.


Lo mejor para AlbertoQuinta temporada de Louie.

Otro año más. Y los que hagan falta. Nadie hace comedia como Louie, donde escribir, interpretar, dirigir y editar obras maestras parece algo tan sencillo como preparar una tostada. No baja el listón y no tiene atisbos de hacerlo nunca.

Lo peor para Alberto: The Man in the High Castle.

La producción está cuidadísima, eso es verdad. Pero el planteamiento de la gran apuesta de Amazon era tan llamativo que el resultado final hace aguas por todos lados. Ni el nombre de Ridley Scott hace que la serie aguante el primer envite. Amazon todavía tiene que encontrar su estilo de narración para poder entregar un producto tan extremo con calidad.


Lo mejor para AntonioShow me a hero.

Parece que 2015 pasa por reconocer el éxito de Oscar Isaac en diferentes facetas de su talento interpretativo. No hablamos solamente de sus trabajos en la gran pantalla. 2015 trajo Show me a hero, una de las grandes ficciones del año bajo la batuta de Paul Haggis y David Simon. Con un portentoso trabajo retrospectivo a una casi desconocida figura de la política norteamericana, Isaac vuelve a demostrar porqué es uno de los mejores actores del panorama cinematográfico actual.

Lo peor para Antonio: Segunda temporada de True Detective.

La diferencia abismal entre la primera y la segunda temporada de True Detective es algo que ha decepcionado a la mayoría de espectadores, expectantes por certificar si  Nic Pizzolato mantendría al menos el nivel esperado. Era una tarea ardua poder llegar (ni pensar en superar) el listón que dejó en la concepción de la televisión norteamericana contemporánea la llegada de la serie el pasado año. HBO aseguraba un nivel mínimo que cumplió sin apasionar. Vince Vaughn y Rachel McAdams, aunque no necesariamente en este orden, cumplen con el complicado cometido de suceder a los titanes que compusieron Matthew McConaughey y Woody Harrelson.


Lo mejor para Juan Pablo Vicente: Juego de tronos.

Puede que haya sido una de las peores temporadas vistas sus precesoras. Sin embargo, sus últimos capítulos nos ha regalado momentos increíbles de lo mejor de la televisión y, seamos claros, las quintas temporadas no son fáciles que estén a ese nivel. Es formidable seguir comprobando que está en buena forma y ya por la escena “el paseo de la vergüenza” merece su reconocimiento.

Lo peor para Juan Pablo Vicente: True Detective.

No es mala, pero si la que más decepción me ha causado, vista su antecesora. Demasiadas tramas y demasiados personajes que no se han acercado ni por asomo al gran Rust Cohle.


Lo mejor para GerardoEl Ministerio del Tiempo.

No hay que irse muy lejos para saborear una gran sorpresa en la ficción televisiva. Parecía que la creatividad no daba para más en la televisión pública española, pero hay que celebrar la acertada vuelta de tuerca al género histórico que ha generado una multitud de seguidores con tan sólo ocho episodios. La serie creada por los hermanos Olivares aúna el elemento fantástico con buenas dosis de un humor ingenioso, consiguiendo ser entretenida, ligera y didáctica al mismo tiempo. Un sueño pensar que Lope de Vega o Velázquez fueran a ser trending topic algún día en Twitter.

Lo peor para Gerardo: Segunda temporada de True Detective.

“Segundas partes nunca fueron buenas”. Ya, es un tópico que no se cumple en una larga lista de notables continuaciones. Pero el dicho refleja una sabia advertencia a los creadores: repetir o exagerar la fórmula que dio el éxito puede conducir al fracaso. Pizzolatto se pasó de intenso, multiplicó personajes protagónicos sin dotarlos de profundidad, y por el camino olvidó aplicar el ritmo adecuado a una trama bastante compleja. De nada sirvió un desenlace de gran factura, que recuerda al fatídico giro final de Heat. El tortuoso camino hasta llegar allí no vale la pena. No obstante, habrá quien discrepe, y para muestra la crítica que sacó esta misma revista.

PERSONAJES

lo mejor y lo peor 2015

Lo mejor para Fernando: Tom Hardy.

En Rockanrolla firmó su primer gran papel. Llegó al gran público en Origen y en El caballero oscuro: la leyenda renace, actuó en otras buenas pelis como Locke o La entrega, pero este ha sido el año su consolidación: hizo hasta cinco películas. Nunca estuvo nominado para un Oscar pero tarde o temprano, este actor de 38 años tendrá su recompensa.

Lo peor para Fernando: Shia Labeouf.

Si el año pasado lo criticábamos por haber acudido a una gala con una bolsa en la cabeza (?), este año toca seguir en la misma línea por su #allmymovies: se encerró durante tres días (supongo que con parones) para ver toda su filmografía. ¿De qué va? Por si fuera poco, se durmió; aunque salió diciendo que se quería a sí mismo. ¿Cuál será su siguiente sinsentido?


Lo mejor para Alejandra: Alicia Vikander.

Descubrirla en Anna Karenina hace unos años fue todo un placer, pero mejor incluso es ver que este año ha rodado varias cintas, como Ex Machina, y que va a estar durante los próximos años presente en la cartelera.

Lo peor para Alejandra: Charlie Sheen.

Declarar en televisión que tienes el VIH puede estar bien pero con un expediente como el de Sheen quizá empeore los prejuicios en lugar de romperlos.


Lo mejor para Juan PabloNoel Gallagher.

Lanzó su segundo álbum en solitario el pasado marzo y completó una exitosa gira por los festivales de verano, alejando cada vez más la sombra de Oasis. Pero lo que le convierte en el personaje del año son sus entrevistas. A cada cual más genial, Gallagher se confirma como uno de los grandes opinadores del siglo XXI. Pregúntale lo que sea. Su última entrevista en Esquire, imperdible.

Lo peor para Juan PabloMiley Cyrus.

Está muy bien que la chica haya querido matar a su personaje de Disney y que haga lo que quiera cuando quiera y como le da la gana, pero, ¿qué aporta? Su música es irrelevante y sus interpretaciones… bueno, no sabemos si sigue interpretando. El caso es que todo en esta chica es muchísimo ruido e inexistentes nueces. Aburre.


Lo mejor para Alberto: Alejandro González Iñárritu.

Ególatra como pocos, pero también visionario. Acompañado de un equipo inmejorable se hizo con todas los premios posibles gracias a su obra cumbre, Birdman. Y lo que viene promete mucho más: pocos directores se presentan dos años consecutivos con trabajos tan imponentes. Mal lo tiene que hacer El renacido para no ser la triunfadora de 2016.

Lo peor para Alberto: Justin Bieber.

Parece ser que ahora está de moda elogiarle porque en su nuevo disco ha madurado un poquito y se lo ha producido gente muy importante, pero este chaval es el ego personificado donde, además, el talento brilla por su ausencia.


Lo mejor para AntonioMichael Keaton.

El actor norteamericano regresaba por todo lo alto con Birdman, un papel hecho a su medida que incluso profundizaba en su pasado en la gran pantalla realizando una alegoría del héroe que un día interpretó. Sin embargo, su carrera se precipitó por un abismo de malas elecciones, productos mediocres y un conjunto de obras de dudosa calidad que lo relegaron al olvido. Tanto Birdman como Spotlight (estreno en España el 29 de enero) certifican que Hollywood le ha vuelto a dar la bienvenida al hijo pródigo, dándole una ansiada segunda oportunidad para demostrar un talento denostado por el paso del tiempo.

Lo peor para AntonioEnrique González Macho.

La imputación del expresidente de la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas de España por falsificación de datos de taquilla y espectadores ha sido la confirmación de algo que ya se sabía desde hace tiempo. Las sospechas que sobrevolaban la mala praxis en nuestro cine para lograr acceder al cobro de las subvenciones confirmaron los peores presagios imaginados. Un total de 12 películas de las 74 cintas que solicitaron ayudas en 2012 están siendo investigadas. González Macho, de momento, deberá responder por defraudar algo más de 730.000 euros.


Lo mejor para Juan Pablo Vicente: Tristeza (Inside Out). 

Apostar por un personaje que represente la tristeza en su pura esencia es una enorme proeza. Más si viene de una película de animación. Por la sorpresa que fue en la película y la lección que nos enseña, solo puedo decir una vez más ¡Gracias Pixar!

Lo peor para Juan Pablo Vicente: Miley Cyrus.

Poco que decir…hace dos años con su Wrecking Ball reconozco el mérito por estar en boca de todos y conseguir que todo el mundo la recordara por su nombre y no por el de Hannah Montana (¡buena estrategia de marketing!). Ahora simplemente busca llamar la atención pero ya todos la aborrecemos. ¡Madura Miley!


Lo mejor para GerardoDevin Allen.

West Baltimore no sólo es el escenario principal de la ya legendaria The Wire. También es el hogar de este joven fotógrafo amateur, que de la noche a la mañana ganó notoriedad mundial por su cobertura de las manifestaciones que sucedieron a la muerte bajo custodia policial de Freddie Gray, el pasado abril. Probablemente, algo tuvo que ver Rihanna, y sus 17.1 millones de seguidores en Instagram (en aquel momento), en la propagación viral de las excelentes fotografías de Allen. El premio: ser portada de Time en mayo y esta mención de honor entre lo mejor de 2015 para The Way Out Magazine.

Lo peor para GerardoMatisyahu.

Verdaderamente lamentable la polémica surgida este verano en el festival Rototom Sunplash a propósito de la presencia de este cantante, judío ortodoxo, en el cartel. Cabe preguntarse por la idoneidad de invitar a un sujeto que apoya las violaciones de derechos humanos de Israel, niega la existencia de Palestina y que apoya abiertamente a organizaciones sionistas. Pero lo más triste de todo fue la doble rectificación de la organización, cediendo finalmente a las presiones el lobby judío.

BONUS TRACK: ARTÍCULOS

El mejor para Fernando: Internet y cine, ¿una historia de amor?, por Paula de Aguirre.


El mejor para AlejandraBirdman, la obra maestra de Iñárritu, por Fernando Santise.


El mejor para Juan Pablo: Entrevista con Sara Fratini, por Alejandra Garcés.


El mejor para Alberto: El libro, consejos y expectativas, por A. Garcés y M. de la Iglesia.


El mejor para AntonioEntrevista con Laia Costa, por Antonio Sánchez Marrón.


El mejor para Juan Pablo Vicente: Informar e incordiar: documentales, por A. Sánchez Marrón y F. Santise.


El mejor para Gerardo: Sobrevivir al futuro, por Alejandra Garcés.

Sigue leyendo...