‘Nos vemos en esta vida o en la otra’, actos y consecuencias

Crítica

The Way Out MagazineLibros‘Nos vemos en esta vida o en la otra’, actos y consecuencias
octubre 31 , 2016 / Escrito por Jesús Villaverde Sánchez / Libros /

‘Nos vemos en esta vida o en la otra’, actos y consecuencias

manuel_jaboisEn ocasiones la literatura sirve al propósito de intentar cerrar heridas. Aunque en sus cimientos lata la realidad más cruda. O precisamente por ello. El género periodístico de la crónica trata de aunar ambas entidades, la sobriedad de lo real y el adorno de la literatura, quizás para favorecer esa sutura que supone la comprensión de lo que ocurre y de por qué ocurre a través de una aproximación artística. En su última publicación, Manuel Jabois se adentra por completo en el género de la investigación periodística. Aunque reconoce no haber indagado de forma profunda en la historia y confiar en los tribunales, el columnista reconstruye los meses previos a los atentados del 11M en los trenes de Cercanías en Madrid a través del relato del primer condenado, el entonces menor Gabriel Montoya Vidal, alias Baby.

El Guaje, como lo conocían los conocidos de su entorno antes de que la prensa lo convirtiera en el Gitanillo, vivía una vida insulsa, aburrida y poco atractiva en la localidad asturiana de Avilés. Sin embargo, en unos pocos meses, su día a día cambió por completo. Fue cuando conoció en su barrio a Emilio Suárez Trashorras. Entonces, según palabras del propio escritor a Marisu Moreno en El Plural, “el malo se convirtió en el tonto útil del 11M”.

La historia que revela Nos vemos en esta vida o en la otra no es un relato de maldad. Pese a la terrible masacre en la que derivó. La pieza de Jabois es mucho más un acercamiento a la inconsciencia y el exceso de unos jóvenes de los que se aprovecharon que el de un grupo de chicos que, de manera intencionada, sabía qué estaba trasportando a Madrid en las pesadas mochilas en las que traían la dinamita siempre de noche.

Entre tanto, el periodista trata de aportar algo de luz, mediante una prosa quizás demasiado ensimismada y autocomplaciente, sobre el proceso de gestación del mayor atentado sobre suelo español hasta la fecha, así como sobre el entorno viciado de los personajes que colaboraron, conscientemente o no, con los terroristas. La narrativa de Jabois se inmiscuye en sus movimientos, en sus noches de excesos, dinero fácil, fiestas y drogas, en sus tiras y aflojas, pero también se acerca a algunas pequeñas historias que suponen una muestra de magnitud de la absurdez y la atrocidad de los actos cometidos. Como esa fugaz mención a la mañana en la que uno de los hijos de los autores de la matanza llegó tarde al colegio y, aliviados, todos sus compañeros de clase aplaudieron para sacar el miedo de sus cuerpos. Era jueves, 11 de marzo de 2004, y, aunque él no lo sabía, su padre, entre otros, acababa de llevarse por delante casi dos centenares de vidas inocentes.

Nos vemos en esta vida o en la otra es un acercamiento en crudo a un pasado todavía incandescente. Una herida que, pese a los intentos por cauterizarla, continúa aún demasiado abierta en una sociedad que sigue sin librarse por completo del miedo. En una línea similar a la que transita la literatura de Fernando Aramburu en lo referente al proceso y la historia del conflicto vasco, Manuel Jabois ha utilizado las letras como bálsamo, como un espacio en el que el conocimiento ayuda a cicatrizar. A rociar de sal la grieta para que supure el veneno. O al menos a comprender algo mejor tanto las motivaciones como la cronología de hechos. Para qué, si no, escribimos y nos servimos del relato, si no para comprender el mundo que nos rodea.

Nos vemos en esta vida o en la otra. Manuel Jabois. Planeta. 240 págs

Fotografía de portada: Marta Jara (eldiario.es)

Sigue leyendo...