‘Perdón’, crónica de una psicopatía

Crítica

The Way Out MagazineLibros‘Perdón’, crónica de una psicopatía

‘Perdón’, crónica de una psicopatía

8fa54c4abd974c4aec3b02a3d848ed6cEsto no es una historia de amor. O no, al menos, en su versión clásico-romántica. Sí es, en cambio, un romance, un amour fou que reflexiona sobre qué significa la pareja y hasta dónde puede llegar la individualidad en este turbio juego de dos. La escritora Ida Hegazi Høyer define su obra con una sutil oración, casi al final: “Pero esta no es una de esas historias. Ésta es tu historia, tu relato, mi versión. ¿Y cómo de inverosímiles pueden llegar a ser los límites antes de desdibujarse?” Así las cosas, su Perdón es, en efecto, una novela sobre esas delimitaciones, en tanto fronteras físicas como también mentales. Una mirada hacia la dictadura de una obsesión y una mente corrompida. La crónica de una psicopatía.

Con una escritura ágil, sencilla y rotunda, la novelista noruega se adentra en la psique de sus personajes a través de su protagonista y narratriz. La voz emana de sus adentros, de sus pliegues, de las reflexiones que se permite a posteriori, con la tranquilidad (o no) de observar el pasado desde una posición más cómoda. Hegazi Høyer compone su relato a través de la investigación íntima que realiza su protagonista sobre sí misma y hacia un tiempo pretérito no necesariamente mejor o más satisfactorio. Pero siempre desde un desasosiego que hunde sus raíces en la literatura viciada de claroscuros de Knut Hamsun.

Høyer comienza su relato in medias res, con una poderosa imagen (una cama en la basura) que perdura en la retentiva y que anuncia un desenlace fatal que se empieza a entrever en el desarrollo de la obra. A partir de este anuncio su lenguaje es doloroso, punzante y, a su vez, comedido. Se avista una tragedia y se hace desde la naturalidad. Al fin y al cabo, ¿qué hay más rutinario que una pareja que se termina de resquebrajar cuando irrumpe un secreto? En este sentido, la novela de la autora nórdica podría circunscribirse a esa exploración de los límites que aprisionan las parejas que ha llevado a cabo el cine en los últimos cursos con títulos como El incendio (Juan Schnitman, Argentina, 2015), Siempre feliz (Anne Sewitsky, Noruega, 2010), Amar (Esteban Crespo, España, 2016) o, incluso, salvando cierta distancia formal, Mis escenas de lucha (Jacques Doillon, Francia, 2013).

No es otro, en definitiva, el argumento central de Perdón. La narración se adentra en los mecanismos turbulentos de una relación intensa, hermética y tóxica. Para ello, Ida Hegazi Høyer carga las tintas poéticas y se permite la inclusión de un gran catálogo de metáforas y una simbología elegante en la que todos los elementos juegan un papel relevante para la resolución. Es el caso de ese anillo de seda que se incrusta poco a poco en la piel hasta integrarse con el cuerpo y que le sirve a la novelista para ofrecer la propia imagen de su pieza: una relación que camina de un inicio prometedor a un final en el que el dolor es ya ineludible. Un amor que termina por ahogarse en su propia concepción y que la autora termina de revelar a través de un tramo de cierre angustioso. Cuando la memoria del narratario irrumpe para poner el hogar patas arriba, el estilo de Hegazi Høyer se convierte en un artefacto afilado que penetra la piel del espectador con suma facilidad. Lo que hasta entonces había sido incógnita se convierte en cruel evidencia y resulta necesario incluso detenerse y oxigenar la lectura. Mérito incontestable de la escritora de Lofoten, cuya literatura desnuda las emociones tanto de sus personajes como del lector. Sin duda, una de las últimas voces a seguir en las letras escandinavas.

Perdón. Ida Hegazi Høyer. Nørdica Libros. Colección Letras Nördicas. 256 páginas. 19,50 €

Sigue leyendo...