‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’, cinco años después

Reseña

The Way Out MagazineSeries‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’, cinco años después
febrero 13 , 2016 / Escrito por Antonio Sánchez Marrón / Series /

‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’, cinco años después

En 2010 David Trueba y Jorge Sanz pusieron en marcha una miniserie con seis capítulos en la que se jugaba con la vida actual del actor madrileño. Sanz, icono del cine patrio durante casi 20 años, terminó por caer en desgracia fruto de malas decisiones, de sustituciones de última hora y de una llamada a la mala suerte que desembocó en una caída de la que apenas ha logrado levantarse. El cine español de la década de los ochenta y la primera mitad de los noventa se reflejó en el rostro y mirada de Jorge Sanz, sus modos y maneras, su naturalidad frente a cámara, su cara de niño en cuerpo de adulto.

Que fue de Jorge Sanz capitulo 02

Aquellos días definieron un cine de remembranza, gestando buena parte de los tópicos que provocaron el rechazo de los mismos espectadores cuando se veía que las historias comenzaban a repetirse año tras año. Jorge Sanz fue esclavo de su tiempo, permaneció a merced de los cineastas que labraron aquella carrera, plagada de perspectivas, aquel que también fue víctima de su propia inercia de su rostro.

¿Qué fue de Jorge Sanz? ubica a Sanz en su presente, estableciendo un juego entre lo que conoce el espectador (cada episodio comienza con una interpretación suya en alguna de las películas que realizó) y lo que, en connivencia con David Trueba, pretende tomar como ficción. La inteligencia con la que ambos plantearon este retorno esbozó un nuevo tipo de comedia realista en torno al espectáculo y que Canal + desarrolló con sobrada eficiencia. Los aspectos formales de ¿Qué fue de Jorge Sanz? incluso pueden dar a entender cierto desorden psico-físico trasladado al personaje protagonista, que emana de su figura como actor en el presente temporal en el que Trueba enmarca la trama y que justifica, en modo alguno, los desencuadres, desenfoques y evidentes técnicas, cuyos fallos resultan obvios.

Qué fue de Jorge Sanz

Este capítulo especial de la serie, narrado en tiempo presente cinco años después, arranca en el mismo punto que su predecesora, con un protagonista intentando despertarse de un sueño eterno provocado por el alcohol y el desorden. Un caos que no parece hallar jamás una lógica que atempere los deseos del personaje recreado por Sanz. El destino parece ser el mismo. Las oportunidades no llegan. Las que llegan, caen fruto del desaire o la mala cabeza, bien del desastroso representante (a quien da vida de nuevo Eduardo Antuña), bien por la obsesión de Jorge Sanz en no querer volver a pisar ese fango en el que se cree atrapado.

David Trueba vuelve a poner a prueba, pasado un lustro, la capacidad reflexiva del actor madrileño. Vuelve a desarrollar toda una inventiva que demuestre que el paso del tiempo es la peor consecuencia para quien no se toma en serio su trabajo, para quien no aprovecha las oportunidades dadas, para quien presume pero al mismo tiempo carece. Este capítulo no desarrolla de la misma forma las capacidades que sí logró la primera temporada, un acercamiento a una figura caída, en los continuos tropiezos de quien apenas quiere y, por supuesto, no puede. Trueba intenta acercarse a las consecuencias más que a los orígenes. El especial no posee la frescura que se le exigía a un regreso como el de Jorge Sanz, un caballero andante que se ha despojado a sí mismo de cualquier atisbo de virtud. ¿Qué fue de Jorge Sanz? no es solo la historia de un intérprete venido a menos. Es la historia misma de quienes han buscado, han hallado pero jamás han sabido perder.

Sigue leyendo...