Crystal Fighters, la mayor de las corduras

Reportaje

The Way Out MagazineMúsicaCrystal Fighters, la mayor de las corduras
diciembre 1 , 2016 / Escrito por Sheyla López / Música /

Crystal Fighters, la mayor de las corduras

Es difícil no relacionar a Crystal Fighters con una gran explosión de estilos diferentes que parecen encajar como si de un puzle se tratase. Una esencia tan característica que se dio a conocer en Star of Love (2010) en el que lo que no parecía tener sentido ni relación se convertía en la mayor de las corduras. Xtatic Truth, Plage y, muy por encima del resto, la locura electrónica I Love London.

Algunos llegaron a calificarlos de visionarios al hacerle un hueco a instrumentos tradicionales del País Vasco en la música electrónica y conseguir así el equivalente musical de la conversión del agua en vino. Casi un milagro.

crystal_fighters

Pero lo que tenía que pasar, esa gran conquista de la fusión, no ocurrió hasta tres años después de hacer bailar a medio mundo a ritmo de electrónica y un estupendo sinsentido. Fue en Cave Rave (2013) donde se obró el gran acierto, donde los planetas parecían haberse alineado para dar con la fórmula mágica de una fusión musical que en Star of Love parecía un buen experimento.

Los diez temas que construyen Cave Rave son el perfecto ejemplo de lo que Crystal Fighters parecían querer conseguir con su anterior trabajo y que no habían logrado. Sin contar I Love London, en Cave Rave pueden encontrarse sus grandes temas: Bridge of Bones, Love Natural, LA Calling o You & I son lo que no pudo ser pero casi fue en 2010.

Ahora, otros tres años después, regresaron en octubre con Everything is My Family, que abre con Simplecito, una declaración de intenciones tan clara que es imposible no echar la vista atrás medio segundo para coger impulso y dejarse atrapar por un segundo corte magnífico, Yellow Sun. Quizá Everything is My Family recuerda a la locura estilística que presentaron con Star of Love y puede que no la supere. En esta ocasión, la famosa mezcla de tradición y electrónica se esconde para dar un paso adelante y es la segunda la que se antepone a la fusión. Toda una sorpresa pero no tanto un error. Se trata del siguiente eslabón en su escala evolutiva.

Sigue leyendo...