Wooden Shjips – Teatro Barceló (Madrid)

Crónica

The Way Out MagazineMúsicaWooden Shjips – Teatro Barceló (Madrid)
noviembre 6 , 2016 / Escrito por Antonio Sánchez Marrón / Música /

Wooden Shjips – Teatro Barceló (Madrid)

Cierre los ojos. Déjese llevar. Utilice la parte más sensitiva de su cuerpo. No intente utilizar la lógica. Explore sus sentidos. La banda norteamericana Wooden Shjips pondrá todo de su parte para que disponga de un descenso a la locura acorde con lo esperado. El Teatro Barceló de Madrid acogía el pasado sábado el esperado concierto de los californianos, dentro de la gira europea que están llevando a cabo por diversas capitales del continente y que ha traído a la ciudad española American Autumn SON Estrella Galicia y el décimo aniversario de Giradiscos.

Si al cerrar los ojos se preocupa más por perderse el espectáculo visual más que por lo que está sonando, no se preocupe. Hágalo. Ellos, a través de los temas de sus dos LP’s (West y Back To Land), confirmarán que se encuentran en uno de los mejores momentos de forma que el concepto de psicodelia recuerda sobre un escenario.

Wooden Shjips gravitan sobre numerosos referentes. Y en directo, pese a las inclemencias sonoras que evitaron escuchar la voz de su solista debido a un gravísimo volumen instrumental, los chicos que devolvieron a su debido lugar al psycho rock triunfaron sobre un escenario envuelto en una marciana representación colorista. Una sucesión de locura, luces y sonido, que complementaba la sentida puesta en escena musical ideada por unos Shijps en liberación de plenas facultades.

Sonaron sus mejores temas, aquellos que les llevaron a ser comparados con lo más brillante de la historia del complejo rock psicodélico, un tipo de música con una compleja caracterización y que ha sido pervertida en exceso por muchos imitadores. Sin mayores consecuencias. Hay pureza en el sonido de Wooden Shjips, se percibe locura y sentimiento, frialdad e inquietud ante lo desconocido. Los californianos brillaron sobre el suelo madrileño con firmeza, con la capacidad de saberse triunfadores con unos lúcidos riffs, un paso bien marcado por una batería de melodías concisas y una eléctrica (cuando no peligrosa) sinfonía digna de la más certera de las locuras.

Sigue leyendo...